La lucha callejera

La lucha callejera

MANUEL FUENTES MUÑIZ

12/Jun/2013 00:00 HRS

http://www.lasillarota.com/opinion/item/69840-la-lucha-callejera

No es buena noticia la detención de 22 jóvenes en los alrededores del zócalo de la ciudad de México por un enfrentamiento con el cuerpo de granaderos. Los hechos ocurrieron casi al final de una marcha realizada el pasado 10 de junio, en conmemoración del 42 aniversario de la matanza de 120 estudiantes durante el régimen de Luis Echeverría Álvarez.

Imágenes difundidas profusamente en medios televisivos, dan a conocer agresiones de algunos jóvenes encapuchados sobre los cuerpos policíacos con piedras, bombas molotov, palos y tubos. Parecía que la policía los dejaba hacer, sin que hubiera respuesta alguna para siquiera inhibir estos hechos

Tres policías de acuerdo a reportes oficiales resultaron afectados. Uno descalabrado, otro con quemaduras de segundo grado y otro más con fracturas en la nariz. Son delitos que anuncia la agencia del Ministerio Público por lesiones, ataques a las vías públicas y ataque a la autoridad.

Fue agredido, también, Pedro Bello Aguilar, funcionario de la Secretaría de Gobierno, que fue retenido y golpeado por varias personas ante la detención de uno de los jóvenes.

Sin embargo, hay otros vídeos que circulan en medios alternativos donde destacan detenciones sin que los jóvenes estuvieran cometiendo delito o falta alguna. En uno de los vídeos, se observa a un joven sosteniendo una cartulina mientras da la espalda a los granaderos. De pronto se ve como es jalado fuertemente por la policía para detenerlo, lo que propició uno de los enfrentamientos con los jóvenes.

La información que ha empezado a fluir en las últimas horas, destaca que varios jóvenes no fueron detenidos en el lugar de los hechos, sino en lugares distintos a donde ocurrieron éstos; por lo que debe realizarse con responsabilidad es la investigación de las autoridades ministeriales.

Durante las detenciones, ocurrieron agresiones como la infringida al joven Juan Esteban Barrera, de la UAM Azcapotzalco, quién fue golpeado hasta sufrir convulsiones. A pesar de su estado, no fue enviado de inmediato al servicio médico, sino después de varias presiones de organismos civiles.

Otros casos, como el ocurrido a Patricia Olivares, estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, y Luis Contreras, de la Agencia Latitudes Press, quienes fueron lesionados al recibir objetos lanzados por los propios granaderos de manera indiscriminada en contra de los manifestantes.

Hay imágenes de personas vestidas de civil golpeando y pateando a jóvenes al momento de su detención, con la anuencia de la policía. Hay testigos que los detenidos, incluso, fueron subidos en vehículos sin logotipo oficial.

Estos hechos, por supuesto, no pueden justificar las agresiones que realizaron los jóvenes encapuchados en contra de la policía, pero tampoco es permisible que se detenga a cualquier persona por su apariencia o porque se encontraba cercano al lugar de los hechos.

El ministerio público también debe investigar las agresiones que cometió la policía en contra de los jóvenes y en su caso deslindar responsabilidades penales. Generalmente, en la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, archivan las acusaciones en contra de la policía preventiva.

Conozco de varios hechos, como los sufridos por los vecinos de Azcapotzalco, que en protestas por la instalación de la Arena Ciudad de México, algunos de ellos fueron pateados, con lesiones en diversas partes del cuerpo y hasta con rotura de costillas y nada pasó. A pesar de presentarse diversas pruebas, se mandó al archivo por falta de evidencias.

Es necesario que la Secretaría de Seguridad Pública inicie la revisión del Protocolo de Control de Multitudes, como se comprometió ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, para que el actuar policial respete los derechos humanos.

Ante las evidencias, que empiezan a circular de irregularidades en las detenciones de varios jóvenes, la Procuraduría de Justicia del DF, debe revisar con cuidado cada uno de los casos para evitar generalizar responsabilidades y evitar se consigne a personas que nada tuvieron que ver con las agresiones ocurridas.

También, la autoridad ministerial debe investigar los abusos policíacos que se están presentando como evidencia en diversos vídeos y testimonios.

La investigación que realicen las autoridades ministeriales debe estar acompañada de la Comisión de Derechos Humanos, para que se vigile si fueron respetados o no los derechos humanos de los manifestantes.

No podemos acostumbrarnos a que ocurran estos hechos y aceptar que las provocaciones y la arbitrariedad gubernamental sea motivo para cuestionar el derecho de manifestación. Necesitamos respuestas.

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx

Twitter: @Manuel_FuentesM

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s