La CNDH como la peor autoridad, Manuel Fuentes Muñiz

La CNDH como la peor autoridad

Manuel Fuentes Muñiz

El comportamiento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha sido vergonzoso con motivo de las contrarreformas a la ley federal del trabajo publicadas el 30 de noviembre de 2012 pasado y que afectaron gravemente los derechos humanos de los trabajadores mexicanos.

Grupos de ciudadanos, entre ellos sindicalistas, académicos, profesionistas, acudimos ante la CNDH para solicitar su intervención urgente para que promoviera una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por las violaciones al derecho de estabilidad en el empleo, la legitimación del subcontratismo, el condicionamiento de una productividad sin límite para el otorgamiento de contratos temporales propiciado una explotación salvaje.

Por la cancelación de derechos en el despido, por la reducción del pago de los salarios caídos, la afectación de las trabajadoras domesticas, el trabajo de los menores, los derechos de las mujeres, la desaparición del cuadro de riesgos de trabajo entre otros aspectos.

Se realizaron manifestaciones en sus instalaciones, se presentaron escritos pidiéndole una respuesta.  Se le hizo llegar toda la información para demostrarle la gravedad de las reformas laborales en perjuicio de los derechos humanos y los funcionarios de esa institución de “defensa de derechos humanos” no aparecieron por ningún lado.

Ante su falta de respuesta un grupo de abogados entre ellos Manuel de la Rosa Rivas, Héctor Barba García, Jesús Luna Arias, Flor Edith González Pardo, Roberto Julio Chávez Delgado y el autor de esta columna presentamos un amparo el 19 de diciembre de 2012  que fue recibido por el Juez Décimo Cuarto de Distrito Federal en materia administrativa en el Distrito Federal quejándonos de la falta de respuesta de la CNDH.

A nuestras peticiones que formulamos por escrito no se nos dio respuesta comportándose con esta omisión como la peor autoridad, ignorando nuestros derechos humanos de información y petición a que tenemos derecho.

En principio el juzgado negó que tuviéramos derecho a ampararnos en virtud de que no habían transcurrido 4 meses para que se consideraran violados nuestros derechos apoyándose en una vieja ejecutoria que permite esas dilaciones de cualquier autoridad.

Tuvimos que presentar un recurso de queja ante un Tribunal Colegiado de Circuito para que nos fuera admitido el amparo, hecho que finalmente ocurrió y fue cuando la CNDH obligada por la instancia judicial dio respuesta a un escrito que habíamos presentado el 14 de diciembre de 2012 y que fue respondido hasta el día primero de abril de 2013. Fueron 107 días después en que se nos dio respuesta pero obligada por un amparo.

La respuesta firmada por la maestra Yolanda Leticia Escandón Carrillo como Directora General de Asuntos Jurídicos de la CNDH por la presión judicial dice:

“Hago referencia al escrito de catorce de diciembre pasado, mediante el cual pidió la promoción de inconstitucionalidad, contra la reciente reforma a la Ley Federal del Trabajo; sobre el particular expreso atentamente que si bien, existen algunos temas que podrían ser controversiales, lo cierto es que del análisis efectuadas a las citadas reformas, se arribó a la conclusión de que son materia de legalidad y no de una acción de constitucionalidad, lo que en su caso, pueden ser examinado por autoridades competentes a través de los medios legales específicos, en tanto impliquen un agravio personal y directo”

Esta respuesta no tenía la intención de atender una petición que habíamos formulado 107 días antes sino para justificar ante el Juez de Distrito se declarara improcedente nuestro amparo al demostrar que ya se nos había dado respuesta tarde, pero finalmente respuesta.

Es grave que instituciones como la Comisión Nacional de Derechos Humanos se comporten como apéndices del ejecutivo y en lugar de agotar ante todas las instancias posibles la defensa de los derechos humanos omiten la defensa a los trabajadores para evitar se moleste la autoridad y el sector patronal.

La CNDH dice que es una facultad presentar el recurso de inconstitucionalidad y no una obligación.  Que mal vamos  cuando reconoce una institución obligada a la defensa de los derechos humanos diga que “…existen algunos temas que podrían ser controversiales…” con motivo de las reformas a la ley federal del trabajo y simplemente justifique su indolencia con su inactividad.

La CNDH debe ser juzgada por su complicidad con gobiernos que pasan de prisa atropellando derechos humanos y eligen el silencio cuando se le hacen reclamos; sin embargo cada quincena andan apurados, muy activos esos “defensores” para cobrar puntualmente sus altos salarios a costa del pueblo.

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx  Twitter: @Manuel_FuentesM

Anuncios

1 comentario»

  Klingsor Jmar wrote @

NO se que decir, pero cada vez me convenzo que solo sacándolos a patadas el estado entenderá, la ley y los derechos son poca cosa para ellos, ya no les importa, ahora si, aquí y en China


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s