El protocolo “de control de multitudes”, Manuel Fuentes Muñiz

El protocolo “de control de multitudes”

Manuel Fuentes Muñiz

Iniciando la semana santa, el lunes 25 de marzo, apareció publicado un controvertido documento firmado por Jesús Rodríguez Almeida, Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal llamado “Protocolo de actuación policial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal para el Control de Multitudes”.

Este llamado Protocolo, sin rubor alguno reconoce que su intención es llevar a cabo el “control de multitudes” mediante la acción policiaca. Son las multitudes su objetivo, su enemigo a vencer, para controlarlas a como dé lugar.

Más que un Protocolo de normas internas de la policía es un reglamento de manifestaciones que ni la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se ha atrevido a legislar. Ahora por la puerta de atrás llega para tratar de imponerse de manera ilegal.

Por principio de cuentas un Secretario de Seguridad Pública no puede legislar ni emitir normas que trasciendan a todas las personas porque esa facultad es exclusiva de los diputados.

El Secretario de Seguridad Pública del DF sin facultad alguna emitió un protocolo que autoriza, sin sustento legal, a sus subordinados el uso de armas de fuego o de fuerza letal “cuando no sea posible disuadir la acción violenta en que incurre la multitud”.

Ninguna ley autoriza a las fuerzas públicas hacer uso de armas contra manifestaciones y ahora resulta que este protocolo de control de multitudes lo permite de manera autoritaria.

La ley  que regula el uso de la fuerza de los cuerpos de Seguridad pública del Distrito Federal en su artículo 12 dice que:

 

“El Policía sólo empleará armas de fuego en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves, o con el propósito de evitar la comisión de un delito particularmente grave que entrañe una seria amenaza para la vida o con el objeto de detener a una persona que represente ese peligro y oponga resistencia o por impedir su fuga, y sólo en el caso que resulten insuficientes medidas menos extremas para lograr dichos objetivos.”

 

El redactor del Protocolo dice que “se aplicará ante una multitud o grupo de personas en estado de agresividad donde se vea comprometida la integridad, los derechos y bienes de las personas, preservando las libertades, la paz pública y la seguridad ciudadana para prevenir la comisión de delitos e infracciones.”

 

¿Qué se considera como “estado de agresividad”? El protocolo de marras no lo menciona, pero tampoco ninguna ley lo reglamenta.  La redacción del Protocolo permite dejar a criterio de los mandos policiacos determinarlo. 

Una protesta social, en esencia está compuesta por personas inconformes, generalmente molestas por el actuar o la pasividad de una autoridad. Hay gritos y reclamos en mantas y cartulinas. Se hacen exigencias a las más altas autoridades demandando una respuesta. ¿Ahora estos actos se van a considerar agresivos?

El Protocolo pretende restringir los derechos de reunión, de manifestación, de petición reconocidos en nuestra Constitución y en Tratados Internacionales como derechos humanos bajo la amenaza de que cuando se considere “agresiva” una multitud se permita hacer uso de armas de fuego contra ella.

¿Bajo qué criterios van a considerar nuestros policías del Distrito Federal un “estado agresivo” de una multitud?.

Dice el protocolo que será “a juicio de quién tiene el mando en el lugar de los hechos” el que pueda tomar la decisión de usar armas de fuego, en contra de lo que llaman despectivamente “multitudes”.

¿Quién va tener la confianza en el criterio de un mando policiaco para arremeter contra una multitud?. Esta facultad ninguna norma lo autoriza.

Permite este Protocolo el uso de “sustancias irritantes” en contra de las multitudes. ¿Ya se contó con la opinión de la Secretaría de Salud o de organismos de derechos humanos para revisar sus consecuencias en la salud de las personas? No en absoluto, nunca se ha hecho consulta alguna. 

Seguramente en bodegas de alguna oficina gubernamental ya se encuentran listos estos irritantes, comprados en el extranjero, para ser usados contra la población.

No se tienen mediciones de lo que pudiera ocurrir contra personas asmáticas, alérgicas o con hipertensión arterial que inhalen una sustancia “irritante” y que pueda tener consecuencias fatales para ellos.

El protocolo permite ilegalmente a la policía capitalina ingresar a una manifestación, desde luego por medio de la fuerza, para separar “a las personas con actitud agresiva”.  Ni siquiera la Constitución permite estos actos de ninguna autoridad mucho menos lo puede hacer un protocolo firmado por un secretario de seguridad pública.

Este Protocolo de “control de multitudes” debe ser revocado de inmediato por ser violatorio a los derechos humanos en perjuicio de quienes habitamos en el Distrito Federal.

Todo gobierno debe tener capacidad de autocritica, de reconocer sus errores y enmendarlos. No hay tiempo de espera.

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx  Twitter: @Manuel_FuentesM

Anuncios

1 comentario»

  LA DIGNA RABIA wrote @

ASOCIACIN NACIONAL DE ABOGADOS DEMOCRTICOS

Date: Wed, 10 Apr 2013 22:27:48 +0000 To: la_dignarabia@hotmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s