¡Todos contra los maestros! Manuel Fuentes Muñiz

¡Todo contra los maestros!

Manuel Fuentes Muñiz

La llamada reforma educativa, que avanza a toda prisa en su validación constitucional, afectará de manera grave los derechos humanos laborales de más de 1 millón 700 mil profesores en todo el país.

En contrapartida la estructura sindical monolítica quedará intacta no así los derechos de estabilidad de los mentores, y de la bilateralidad de las relaciones laborales no quedará ni rastro. 

En una extraña inserción en el artículo 3º constitucional, se otorgan facultades descomunales al ejecutivo federal para que en su carácter de patrón determine, sin intervención sindical, el ingreso, promoción, reconocimiento y permanencia de los mentores en sus empleos.

El efecto de esta reforma constitucional será anular el derecho a la inamovilidad que otorga la ley laboral burocrática para facilitar el libre despido.

Actualmente para separar a un trabajador al servicio del Estado por una causa justificada debe ser demandado previamente ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje o en los tribunales estatales burocráticos, según el caso, y hasta que haya resolución definitiva se le podrá separar del cargo. Esta protección desaparecerá.

Lo más grave de esta reforma es que tendrá alcances inmediatos en su aplicación en los profesores ya contratados para su promoción, reconocimiento y permanencia laboral.

Los trabajadores actuales con esta medida no podrán alegar más la protección de las Condiciones Generales de Trabajo ni de la ley laboral burocrática porque las regresivas reformas constitucionales simplemente estarán por encima de ellas.

Con la creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación se abrirán las puertas del sector público a empresas privadas evaluadoras nacionales y extranjeras lo que significará un cambio de ruta en la soberanía de la planeación de la educación.

Para imponer estas reformas regresivas se ha diseñado en la opinión pública un escenario para hacer responsables del atraso educativo a los profesores con el ataque a sus líderes. Se busca generar la condena social ante cualquier protesta magisterial que se genere para que se interprete como la defensa de intereses personales en perjuicio de la educación. La consigna gubernamental que permea es: ¡todo contra los maestros!

Estas acciones pretenden ocultar a los responsables históricos de la marginación educativa y proteger a los grupos políticos como el PRI y el PAN que se han beneficiado del discurso de la educación.

Han sido las prácticas corruptas y canonjías políticas que durante sexenios priistas y panistas han permitido el resquebrajamiento del modelo educativo.

Se priorizó fortalecer una estructura política sindical con todos los vicios de derroche y control político para mantener al régimen priista; pero esa estrategia se revirtió en su contra y como boomerang puso en el suelo a sus creadores.  Ahora quieren cobrar venganza pasando por encima de los derechos de los educadores.

La distracción de recursos humanos han sido actos perversos al permitir que miles de comisionados sindicales gocen de altos salarios sin la obligación de pararse en las aulas. La duda es si los gobernadores, la mayoría priistas que se benefician de estas prácticas aplicarán medidas correctivas. ¿Atentarán contra sus propios intereses? Es poco probable que ello ocurra.

La reforma no dice como terminar con plazas en licencia que no se pueden ocupar de manera definitiva por profesores que han laborado varios años sin generar derechos.

Hay quienes se ven obligados a pagar “derecho de piso” al titular de la plaza para que éste les siga permitiendo su uso. De esto no se ocupa la reforma constitucional.

Los alcances de la ley reglamentaria, que se derive de la reforma educativa, serán determinantes para conocer si el gobierno tocará los entresijos de la estructura sindical.  Es poco probable, porque esa posibilidad se dio en la reforma laboral y no se atacó. Fueron precisamente las huestes priistas quienes lo impidieron.

Bordó la reforma laboral en simulaciones de transparencia y entrega de cuentas sindicales sin consecuencias mayores para los anquilosados dirigentes sindicales.

Fue una reforma de apariencia, la laboral, que dejó indemne estructuras sindicales tradicionales.  Los seudo dirigentes obreros se aliaron con los gobernantes para que resultara una reforma superficial de simulación, de burla en pocas palabras.

La protesta magisterial pondrá a prueba al gobierno de Peña Nieto que pretende con la llamada reforma educativa apuntalar un proyecto de simulación para beneficio de unos cuantos. Al tiempo.

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx  Twitter: @Manuel_FuentesM

 ¡

Anuncios

1 comentario»

  Ivan Vite wrote @

como podríamos recibir información los maestros de medio indígena de la zona centro siendo mas especifico zona Zongolica, C. Mendoza. Tequila, para que se nos de luz legal y tomar las acciones pertinentes legalmente hablando.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s