La soledad de los Mineros. Manuel Fuentes Muñiz

 

Hace casi dos años, el 27 de julio de 2010, murieron Fernando Cruz Gaspar de 50 años y Rafael Alvirde Aguirre de 45 años en la mina “La Parreña”, división las Milpillas ubicada en el municipio de Santa Cruz al oeste de Nogales Sonora. Es un lugar que se encuentra a 35 kilómetros de la legendaria Cananea donde cientos de mineros siguen resistiendo la agresión gubernamental a su huelga.

Nadie sabe qué pasó de sus viudas, ni de sus familias. Fernando venía de Huejutla Hidalgo a probar suerte y Rafael de Chihuahua a conseguir un salario más o menos regular, pero una tarde de viernes, en el segundo turno que laboraban les cayó la mala suerte: un derrumbe se les vino encima y los mató.

El patrón se hizo el desentendido y le echó la culpa al infortunio, a un accidente más y simplemente levantó los hombros eludiendo responsabilidades.  Como otros mineros que la muerte los encuentra, sus familias reciben míseras liquidaciones como si fuera limosna.

Nadie sabe qué pasó, lo que motivó la tragedia, con el tiempo todo se borra.  Las autoridades laborales y penales tienen registradas esas muertes como un dato más, apenas una línea en el expediente. 

No hay responsabilidades ni responsables; -a lo mejor los muertitos que no tuvieron cuidado, susurra el patrón.

Cruz Gaspar encontró la muerte en la mina. No tuvo tiempo de reaccionar, sin equipo de protección ni medidas de seguridad allí quedó.  Sus compañeros con dificultad lo pudieron rescatar. Su cuerpo inerte quedó a un lado del derrumbe mientras el ministerio público llegaba.

“Fue un accidente” le dijeron al licenciado, que llegó y se dio la media vuelta después de levantar el acta.

Rafael Arvide fue rescatado con vida, respiraba despacio, apenas inconsciente.  Sus compañeros lo llevaron a un pequeño cuarto habilitado como sala de urgencia donde dejó de respirar. “Se fue Rafael” ¿a quién avisamos? ¿adonde está su familia?.

Son ellas, las familias que cargan con sus muertos en la soledad hasta darles sepultura.  El patrón no sabe nada. -Lo que tengo es su raya, y es para la viuda, no tengo más, dice el patrón.  Nadie aparece para acompañar a las familias, solo ellas quienes se quedan con el peso de la muerte y de las ausencias.

Como cuando murieron dos trabajadores en la mina de carbón de San Antonio de la Huerta en el municipio de Soyopa en Sonora el 26 de junio de 2010.  Ya ni de sus nombres se acuerdan en el lugar.  Se derrumbó la mina y 40 metros abajo quedaron sus cuerpos.  No hay rastros de ellos ni de sus familias que tuvieron que cargar con sus cuerpos.

De Ramón Sánchez Arellano se sabe su nombre porqué murió en el pocito “el Boker” en San Juan Sabinas en el estado de Coahuila y se armó el escándalo.  Allí quedaron atrapados Plutarco Ruíz Loredo y José René Pérez seriamente lesionados y la autoridad prometió castigar al dueño de ese pocito y no pasó nada.  A los lesionados no se les ha reparado el daño y no se ve interés en que eso pase.

Del fraude al IMSS no se ha perseguido a nadie y los burócratas de esas oficinas siguen permitiendo se sigan  burlando las cuotas que se evaden. Ni equipos de protección ni medidas de seguridad, ni salidas de emergencia se encontraron y ahora se sabe que el dueño de esa mina ya abre otro pocito y nadie hace nada para detenerlo.

Jesús Alberto Becerra Robledo de 39 años se le vino una pared de carbón encima en la mina VII de Mimosa Minera del Norte y se le destrozó el estomago. Desde el 6 de enero de 2012, el día de reyes, se encuentra en terapia intensiva en Monterrey. Sólo está la familia cerca de él y sin que se castigue a los responsables.

La organización Familia Pasta de Conchos, el Centro de Acción y Reflexión Laboral (Cereal) y Pastoral Laboral siguen documentando estos hechos a pesar de la incomodidad gubernamental y patronal. 

Siguen reclamando a las autoridades cumplan con su obligación de prevenir y proteger la vida de los mineros, de asistir a las familias de los muertos y los heridos con seguridad social y castigar severamente a los responsables de esas negligencias.

Para que no sigan ocurriendo esas muertes en la impunidad y en esa soledad que cargan las familias de los mineros.

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx  Twitter: @Manuel_FuentesM

 http://www.lasillarota.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=45855%3Ala-soledad-de-los-mineros&Itemid=186#.UA9-ceNZqc0.facebook

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s