Agnes Torres: crimen de odio MANUEL FUENTES

Agnes Torres: crimen de odio

Manuel Fuentes
http://www.lasillarota.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=36320:agnes-torres-crimen-de-odio&Itemid=72
14 Mar 2012

Los crímenes de odio son una vergüenza en nuestra sociedad. La mayoría queda impune y se cometen contra las personas por su condición de raza, género, orientación sexual, religión, y hasta por su discapacidad física. Su razón se enraíza en una profunda aversión obsesiva de discriminación que parte de nuestra sociedad la consciente y disimula.

El homicidio cometido el sábado pasado contra Agnes Torres Hernández, una activista transexual, es un ejemplo de esos crímenes de odio. Su cuerpo fue hallado semidesnudo, con rastros de tortura y quemaduras en la cara y con una herida contundente de arma punzo cortante en el cuello.

Este asesinato se suma a otros más cometidos recientemente contra integrantes de la comunidad lésbico, gay, transexual como el sufrido por Cesar González Martínez en Momoxpan, Cholula y el de Jorge Roberto Molottky encontrado envuelto en una cobija y calcinado postmorten en su domicilio de Amozoc de Mota.

A todos estos homicidios el gobierno de Puebla apenas si ha dado razón. Dice que ya investiga, que ha sumado peritos y policías en la búsqueda de los responsables, pero no hay resultados. El manto de la impunidad se regodea.

Es lamentable que en nuestro país los crímenes motivados por el odio, como los cometidos en su mayoría contra homosexuales, lesbianas y transgénero apenas si tengan un registro. El fenómeno es muy grave, estudios de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal revelan que en América Latina nuestro país se ubica en el segundo sitio después de Brasil en el número de delitos cometidos con ese carácter.

Entre 1995 a 2009 se registraron 640 muertes de personas gay, lesbianas y homosexuales de acuerdo a información del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), 36 de ellos cometidos contra menores de edad.

En un estudio del Colegio de México dice que esa cifras están superadas ya que en apenas 11 estados de la Republica se contabilizaron 1,656 crímenes por homofobia, pero acepta que no pueden darse cifras ciertas porque permanecen en un sub registro que oculta ese tipo de crímenes. Incluso algunas familias esconden las razones y la forma de esos homicidios por “vergüenza”.

Agnes Torres, asesinada el sábado pasado, por el contrario defendía públicamente la feminidad por elección. Señalaba que toda persona tiene derecho a definir su preferencia sexual como un derecho humano fundamental.

Ella de nombre Abraham Torres Hernández decidió no serlo más y no guardar apariencias y asumió públicamente su identidad como Agnes y así era conocida. Ella, quién era psicóloga de profesión apoyó en distintos foros la propuesta para que las personas transgeneros y transexuales pudieran cambiar de nombre sin tantos obstáculos jurídicos.

Hay muchos vacios jurídicos que propician la discriminación. Las personas de la comunidad gay se enfrentan continuamente a la molestia de autoridades cuando se tienen que identificar. En principio su foto no corresponde al género ni a la apariencia sexual que ostentan públicamente y ello motiva su vejación.

Sufren detenciones arbitrarias, maltratos y hasta burlas de las propias autoridades que deben proteger, en teoría, las garantías de cualquier ciudadano. En algunos sectores burlarse públicamente por la preferencia sexual de una persona se considera “normal”; esa la discriminación más descarnada que debe desaparecer.

Las recientes expresiones de Juan Pablo Castro Gamble, miembro activo de juventudes panistas, son una pequeña muestra de la intolerancia de algunos sectores. Desde la tribuna de la Asamblea Legislativa sin pudor alguno criticó al gobierno del DF y al PRD por “permitir matrimonio entre jotos”, expresión que a la fecha no ha recibido ningún tipo de sanción.

Falta esclarecer si las expresiones que se atribuyen a Juan Pablo Castro en algunos medios y que según esto aparecieron en su twitter son ciertas: “La tal ‘activista’ AgnesTorres se merecía lo que le pasó”. Es a la Procuraduría General de Justicia del D.F. a quién le toca aclarar estos hechos.

Es lamentable reconocerlo pero en todos los niveles de gobierno se carece de políticas públicas efectivas que protejan la dignidad de las personas y de sanciones contra prácticas discriminatorias y penas efectivas contra los crímenes de odio que nos laceran.

La homofobia y la discriminación sigue siendo el cáncer de nuestros tiempos y los gobiernos como si nada.

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx

Twitter: @Manuel_FuentesM

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s