LOS NIÑOS MINEROS, MANUEL FUENTES MUÑIZ

México, DF, 6 mar 12 (CIMAC).- En Coahuila los niños tiene obsesión de trabajar en la minería, poco a poco se dan cuenta que es su única alternativa de empleo. Su vecino, su primo y otros amigos se han dedicado a trabajar en los llamados “pocitos” y ya tienen dinero como los adultos.

Las niñas tienen menos oportunidades. Cuando terminan la secundaria en sus casas las presionan a que se apuren a sacar una “carrera técnica”, pueden ser instructoras de belleza o secretarias, pero los empleos son escasos. Como las ven jóvenes les pagan poco y en ocasiones tienen que trabajar en un puesto de comida o vendiendo ropa.

Si quieren continuar estudiando tienen que salir de la región e irse a Saltillo la capital del estado. No pueden ir y venir el mismo día porque el recorrido en autobús es de cinco horas de ida y entonces tienen que buscar donde a quedarse a vivir y no todas tienen la posibilidad de hacerlo.

La suerte de los hijos mineros es ser mineros. A veces los conectan sus propios amigos, algunos abandonan la secundaria y otros al terminarla ya están puestos para ofrecerse como “hueseros”, trabajo que consiste en separar el carbón. Allí se les ve, sus figuras delgadas y pequeñas realizando trabajos prohibidos.

Los niños mineros se comportan como adultos y ellos quieren serlo. A algunos se les contrata para estar en el “malacate”, que es una polea de acero en la que bajan los mineros adultos.

Son los que operan la máquina para bajar poco a poco a los mineros en el tambo 50 o 60 metros bajo tierra. Parece que es un trabajo sencillo pero no lo es. Están expuestos al igual que los mineros adultos a los peligros de la mina.

Como Jesús Fernando Lara Ríos, un menor de 15 años que prefirió abandonar la secundaria para irse a trabajar en una tienda comercial como “cerillo”. Pronto le ofrecieron empleo en una mina como “huesero” y empezó a ganar 900 pesos a la semana. Estaba al igual que muchos de sus amigos en un trabajo que le permitía tener recursos y ser “independientes”.

Pero la mina en que trabajaba Jesús Fernando explotó. El gas grisú hizo de las suyas y las nulas medidas de seguridad que imperan en esos pozos infernales acabaron con la vida de 14 mineros en el pozo 3 de la Minera Binsa, enclavado en el municipio de Sabinas, en Coahuila.

Con la explosión, Jesús Fernando perdió el brazo al quedar atorado en un “malacate”. Estuvo dos días inconsciente y al despertar ya no se pudo esconder la noticia de que hay niños trabajando en las minas, pero el gobierno mexicano ha preferido ocultar el problema. Sabe que es cómplice por su inacción.

Hay menores que los meten al fondo de los pozos. Su complexión les permite meterse con más facilidad entre las cavernas, las cuales generalmente tienen una altura de 1.40 metros. Cuando salen de los pozos, al igual que los adultos, su cara está ennegrecida del carbón que se les ha metido hasta las entrañas.

Hacer trabajar a menores de edad en las minas es un delito. Se le llama “trata de personas” y lo comete “quien promueva, solicite, ofrezca, facilite, consiga, traslade, entregue o reciba, para sí o para un tercero, a una persona, por medio de la violencia física o moral, engaño o el abuso de poder para someterla a explotación sexual, trabajos o servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre, o a la extirpación de un órgano, tejido o sus componentes”.

El artículo 5 de la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas lo establece y se agrava a quien contrate menores de edad, pero en la zona minera no se aplica.

Es un secreto a voces el empleo de menores de edad en las zonas mineras. Las niñas y niños de esos lugares están en el olvido, son presa de personas sin escrúpulos y de gobiernos cómplices que cierran los ojos ante esta realidad.

*Abogado y académico, especialista en temas de justicia, Consejero de la Comisión de Derechos Humanos del DF.

mfuentesmz@yahoo.com.mx

Twitter: @Manuel_FuentesM

Publicado en: http://www.cimacnoticias.com.mx/site/s12030604-OPINION-Los-ninos.49128.0.html

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s