Temor a las huelgas y crisis salarial

Temor a las huelgas y crisis salarial

Manuel Fuentes

La Silla Rota, 01    Feb    2012
http://www.lasillarota.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=33035:temor-a-las-huelgas-y-crisis-salarial&Itemid=72

Durante los tres primeros meses del año se realizan en México el mayor número de revisiones salariales en los centros de trabajo, cerca del 70%.  En todas hay una constante, la dificultad de rebasar los promedios impuestos desde las cúpulas empresariales y la hacienda gubernamental.  El irrisorio incremento del 4.2 % del salario mínimo general es un referente constante para la contención salarial, pero también el de las revisiones salariales de 2011 con un promedio del 4.43%.

En contrapartida, el costo de la canasta básica tuvo un incremento estrepitoso del 30% en las últimas 4 semanas del año.  Los precios de la tortilla, granos y semilla, legumbres, abarrotes, pollo y artículos de limpieza se han disparado sin control.  Algunos enseres básicos aumentaron en el último año en un 100% o más, hecho agravado por el aumento cíclico de la gasolina, gas y electricidad.

En los mercados populares se observan familias apuradas porque los precios se elevan sin remedio y sus raciones cada vez son menores. No hay autoridad a quién reclamar, la impotencia y enojo popular no tienen salida; los vendedores de la mercancía, el último eslabón en la cadena comercial, explican limitadamente sus razones:

–Es la sequía y las heladas señora; así nos venden el producto, no podemos hacer nada.

Paralelamente los campesinos enfrentan una verdadera tragedia no sólo por la sequía, sino por la falta de apoyos, abandono gubernamental y la apertura sin límite de los consorcios alimentarios transnacionales.  El fantasma de la hambruna en los campos labriegos ya no es fantasma, es una realidad que va lacerando día a día en esos lugares a los niños, a jóvenes y adultos en su esperanza de vida digna.

El desempleo, que significa no tener ingresos, no tener para comer, destruye cualquier proyecto de nación; tener un salario, por miserable que sea, se convierte en un país de miserables, en un privilegio, pero también en una cadena.

La mayoría de los trabajadores no tiene sindicatos y los aumentos llegan cuando le da la gana al patrón y muchas veces no le da.  En muchos centros de trabajo no hay aumentos salariales. Los trabajadores esperan y esperan y no hay aumento salarial mientras los acreedores no perdonan sus mejoras ni sus tiempos de reclamo.

Los y las trabajadoras que no esperan y se atreven a pedir de manera solitaria un aumento de salario, probablemente encuentren el despido como respuesta. La desorganización obrera que impera en muchos lugares se debe al terror de no perder el empleo, cuando es la organización el remedio para revertir la injusticia o al menos mitigarla.

Desorganizados los asalariados les imponen la firma de hojas o pagarés en blanco, que se traducen en renuncias de derechos para que el patrón las use ante cualquier contingencia legal.   Les imponen condiciones que rebasan jornadas límite aunado al suplicio del hacinamiento y largos recorridos en el transporte público.

El uso de la huelga como herramienta de presión se ha vuelto impensable en estos tiempos, los asalariados escasamente la ejercen.  Quienes la consideran saben que es la última opción ante la negativa patronal, aun sin percibir salarios mientras dure, que ocasionalmente puede servir para mejorar condiciones laborales, otras veces contraproducente.

En los últimos 30 años de manera creciente, la huelga ha sido la herramienta patronal por excelencia para evadir responsabilidades de adeudos crecientes en el IMSS, INFONAVIT, CFE, proveedores y desde luego de sus trabajadores con largas antigüedades.  Son ahora los empresarios quienes la maquinan, provocan, usan y hasta disfrutan con más frecuencia que los obreros en este mundo de contradicciones laborales.

Las huelgas en las universidades transitan en la contradicción del cierre de centros escolares para enfrentar la rigidez de las autoridades.  Los jóvenes estudiantes están en medio de esas discrepancias que ven con temor la suspensión de clases. Se entrecruza en ellos el dilema del ejercicio de dos derechos, el de huelga y el de educación.

En la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) el fantasma de la huelga permea anualmente cada mes de febrero.  Hay mantas, cartulinas en todos lados con reclamos sindicales anunciando la suspensión de labores recriminando la negativa de aceptar el presupuesto asignado por la Cámara de Diputados.  En tanto en pasillos, en espacios abiertos y en los salones de clases los estudiantes expresan en murmullos y abiertamente su preocupación por un trimestre que empieza y se puede truncar como antaño.

Mientras reflexiono sobre estos tiempos de crisis laboral, prefiero guardar mi ley laboral en la zona de libros de ciencia ficción…

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx

Twitter: @Manuel_FuentesM

Anuncios

1 comentario»

  FLORIDALIA A.VITE wrote @

CONSIDERO QUE EXISTEN VARIOS SUPUESTOS PARA ESTE TIPO DE MANIFESTACIONES EN CUANTO AL AUMENTO SALARIAL; POR UN LADO, SE DEFIENDE LA LIBERTAD DE EXPRESION , PERO POR OTRO LADO ESTOS INTENTAN PASAR POR ENCIMA DE LO QUE SE PUEDE OFRECER¡ COMO ES EL CASO DE AQUELLOS QUE PIDEN UN INCREMENTO SALARIAL . YO LOS CLASIFIQUE EN LA EXISTENCIA DE DOS TIPOS DE TRABAJADORES; LOS TRABAJADORES Y LOS SUPUESTAMENTE “TRABAJADORES” : LOS SEGUNDOS AFECTAN LOS CREDIBILIDAD DE LOS PRIMEROS ,Y DE UNA U OTRA FORMA UNA VEZ QUE YA SE LES OTORGA AUNQUE SEA UN MINIMO DE AUMENTO SALARIAL, ESTOS NO ESTAN CONFORMES Y QUIEREN MAS, ¿ENTONCES DE QUE SE TRATA? POR CONCIENCIA PIENSO NO SE PUEDE OTORGAR UN PORCENTAJE ALTO…LAS CONDICIONES DEL PAIS NO ESTAN COMO PARA INCREMENTAR SALARIOS ALTOS CADA AÑO¡¡¡ Y MENOS SI LOS BENEFICIADOS SON SOLO ALGUNOS ¡¡¡ ….. EN CUANTO A LOS TRABAJADORES SUPRIMIDOS , CALLADOS POR TEMOR A PERDER EL EMPLEO¡¡¡ SI CALLAMOS …COMO QUEREMOS QUE LAS COSAS CAMBIEN……SER PERSISTENTE EN LO QUE UNO QUIERE PUEDE LLEGAR CREAR CAMBIOS SIN NECESIDAD DE GRANDES MANIFESTACIONES NI ALTERACIONES EN LA VIDA COTIDIANA DE TERCEROS, ….LUCHAR POR NUESTROS DERECHOS PERO NO SER EGOISTA.PUEDO DECIR QUE A LA SOCIEDAD ENTRE MAS APOYO SE LE DE ,Y ME REFIERO SOLO AL ECONOMICO, NO HACEN CONCIENCIA DEL PARA QUE ES EL APOYO¡ Y EL PAIS NO AVANZA¡¡¡ Y SI NO AVANZA NO HAY INCREMENTO SALARIAL¡¡¡


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s