En el DF la soberanía no reside en el pueblo, Manuel Fuentes Muñiz

Manuel Fuentes Muñiz

Es lamentable que el principal partido de izquierda, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), haya iniciado un proceso de selección para el candidato al Jefe de Gobierno del Distrito Federal dando la espalda al pueblo. No saldrán las urnas a las calles para consultar a la gente ni tampoco se darán debates responsables ni suficientes para comparar, para conocer quién tiene la mejor prepuesta, para saber quién está mejor preparado para gobernar la ciudad más importante del país.

La elección se definirá en una encuesta por empresas privadas, considerando al que tenga el mejor “marketing”; al que se haya convertido en la mejor marca, en el mejor producto, para que llegada la encuesta, la gente, una minoría, la seleccionada al azar, diga que nombre o apellido reconoce más: Barrales, Batres, Mancera, Navarrete, Noroña, Ortega (descritos en orden alfabético).

Son cuantiosos los recursos económicos, unos más que otros, que manejan los precandidatos sin explicar su origen. En parte de la propaganda han aparecido logotipos o referencias de la Asamblea Legislativa, del Senado o de la Procuraduría de Justicia del DF. ¿Es válido usar instituciones o recursos públicos para esos fines?. A mí por lo menos no me parece legítimo ni ético emplearlos, además de estar pendiente su justificación legal.

Algunos candidatos tienen el privilegio de anunciarse hasta en las estaciones del metro, con el visto bueno de los funcionarios del gobierno del Distrito Federal que oficiosamente autorizan una propaganda selectiva que se difunde a millones de usuarios.  A unos si y a otros no. ¿Por qué?

Aún si los recursos que utilizan los precandidatos del PRD para la difusión de su imagen y nombre son personales, los ciudadanos también tenemos derecho a saber el monto de lo aportado y el nombre de los aportantes.  Se trata de una contienda para un gobierno de servicio público y por ello, los recursos y su origen deben ser transparentes.    

Saber el nombre de los aportantes  a los precandidatos del PRD es conocer que intereses hay atrás de cada uno de ellos.  No cualquier samaritano es capaz de aportar decenas o cientos de miles de pesos para un candidato. ¿A cambio de que lo hacen? ¿los derechos de la ciudadanía a ser informados donde quedan?

Para leer el artículo completo ir a la Silla Rota: http://www.lasillarota.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=31176:en-el-df-la-soberanía-no-reside-en-el-pueblo&Itemid=72

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s