El buque calderonista hace agua por todos lados

El buque calderonista hace agua por todos lados

Gestión internacional de hondo calado que, sin lugar a dudas, pondrá de relieve los enormes desvaríos, las garrafales fallas de la presente administración que se verán magnificadas a la luz de otras acciones que están en curso de ejecución.

En la mira internacional
Raúl Jiménez Vázquez
No obstante su enorme trascendencia internacional, para el grueso de la opinión pública pasó literalmente inadvertida la instalación de la Sección México del Tribunal Permanente de los Pueblos, acto que tuvo lugar el pasado 21 de octubre en las instalaciones de Ciudad Universitaria.

Se trata de un tribunal de conciencia fundado en 1979 por el jurista italiano Lelio Basso con el propósito de institucionalizar e imprimir permanencia en el tiempo a la trascendental tarea que tuvo a su cargo el Tribunal Russell —cuya creación fue obra directa del influyente filósofo inglés Bertrand Russell y en el que concurrieron personalidades del calibre del general Lázaro Cárdenas—, consistente en el juzgamiento —bajo los Principios de Núremberg— de los crímenes de guerra perpetrados en Vietnam y de las atrocidades cometidas por las dictaduras imperantes en América Latina en la década de los setenta.

Su propósito esencial es la investigación y calificación in situ de los crímenes contra la humanidad que se perpetran desde las entrañas mismas de los aparatos estatales. Luego de sendas intervenciones en más de 40 países —El Salvador, Colombia, Argentina, Sahara Occidental, Filipinas, entre otros—, a solicitud de un nutrido grupo de organizaciones no gubernamentales, activistas de derechos humanos, investigadores universitarios, líderes sociales, representantes sindicales, etc., los miembros de este organismo decidieron avocarse a la realización de indagatorias, audiencias formales, seminarios, talleres, encuentros ciudadanos, etc., en torno a siete ejes temáticos.

Dichas líneas estratégicas son: I) guerra sucia, violencia, impunidad y falta de acceso a la justicia; II) migración, refugio y desplazamiento forzado; III) feminicidio y violencia de género; IV) violencia contra los trabajadores; V) violencia contra el maíz, la soberanía alimentaria y la autonomía; VI) devastación ambiental y derechos de los pueblos; VII) desinformación, censura y violencia contra los comunicadores.

En la ceremonia de apertura de la Sección México el connotado jurista francés Philippe Texier —magistrado del Tribunal, integrante de la Corte de Casación de Francia y ex presidente del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU— destacó lo siguiente: “Tradicionalmente los jueces son mudos, pero debemos aclarar por qué estamos aquí y por qué aceptamos la petición de las organizaciones mexicanas para iniciar el proceso de investigación y calificación de posibles crímenes de Estado contra la humanidad. México tiene una imagen internacional relativamente buena en derechos humanos porque ha suscrito todos los tratados y convenciones y nuestro papel será demostrar si esta imagen es real o no”.

Libre comercio, guerra sucia, impunidad y derechos de los pueblos” será el epígrafe bajo el cual se llevarán a cabo los trabajos a que nos estamos refiriendo y cuya  audiencia final y veredicto ocurrirán en los primeros meses de 2014.

Estamos en presencia, pues, de una densa hoja de ruta que virtualmente atraviesa los segmentos fundamentales de la agenda jurídica, política, económica y social de nuestro país: la guerra antinarco, la impunidad estructural, la injusticia crónica, los ataques a los derechos de la clase trabajadora, el relegar el campo, el quebrantamiento del derecho humano a la alimentación, la cuestión indígena, etcétera.

Esta es una gestión internacional de hondo calado que, sin lugar a dudas, pondrá de relieve, entre otros, los enormes desvaríos, las garrafales fallas de la presente administración que se verán magnificados a la luz de otras acciones que están en curso de ejecución.

La primera de ellas es la denuncia presentada por diversas personas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos argumentando que en el contexto de la guerra antinarco se han cometido ataques sistemáticos a los derechos humanos.

Por otra parte, el Comité de los Derechos del Niño de la Naciones Unidas también ha tomado cartas en el asunto. La Red por los Derechos de la Infancia en México acusó a la Secretaría de la Defensa Nacional de utilizar menores de edad en la lucha contra el crimen organizado.

Asimismo, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de Personas realizó una visita oficial a México en marzo de 2011 a efecto de reunir información de primera mano sobre la situación de las desapariciones forzadas ocurridas tanto en el pasadocomo a lo largo de este sexenio. El informe final será examinado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo de 2012.

Por último, recientemente se dio a conocer la noticia de que académicos, periodistas, activistas de derechos humanos y caricaturistas presentarán una denuncia ante la Corte Penal Internacional en contra del ocupante de Los Pinos, algunos miembros de su gabinete, el Chapo Guzmán y otras personas más.

El buque calderonista está haciendo agua por todos lados. El frente internacional es tal vez el más preocupante y sin embargo las medidas correctivas brillan por su ausencia. Es tiempo de que los aspirantes a la Presidencia de la República exijan al Ejecutivo federal que antes de que abandone el cargo realice una profunda limpieza de armario.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s