Los diputados, no ven ni escuchan, twitean

Los diputados, no ven ni escuchan, twitean

Manuel Fuentes

Es presidente de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD), Consejero de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, profesor de derecho laboral y de seguridad social en la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, Consejero de la “Casa de los Derechos de Periodistas”, así como asesor legal de diversas organizaciones civiles, de derechos humanos y laborales. Es autor de diversos artículos en materia de justicia y derechos humanos. mfuentesmz@yahoo.com.mx
20  Abr  2011

Apenas había llegado al campamento de resistencia ciudadana que tienen los vecinos del Frente Amplio contra la Supervía en la colonia La Malinche, en la delegación Magdalena Contreras, cuando me topé, a unos metros de allí con la devastación impuesta al bosque de esa zona; una carretera de cuota en plena ciudad de México, concesionada a la iniciativa privada por 30 años, es el pretexto para cometer esa atrocidad.

No se puede pasar al lugar de la devastación; hay que observar de lejos, a través de cercas metálicas con púas a manera de navajas que están resguardadas por granaderos puestos a propósito para contrarrestar la resistencia ciudadana; los uniformados apenas si escuchan voces y se suben a la azotea de los restos de las casas expropiadas para exhibirse desafiantes. En realidad son guardianes, con nuestros impuestos, de los talamontes de la Supervía.

Es casi la una de la tarde del 18 de abril de 2011 cuando llego al campamento La Malinche “26 de julio”. Un grupo de vecinos me ha invitado a platicar para conocer de cerca sus reclamos a sus casi nueve meses de resistencia. Escucho quejas constantes porque el gobierno de Marcelo Ebrard ha autorizado la destrucción de la Barranca de Tarango y Las Lomas declaradas zonas protegidas por su valor ambiental por el mismo gobierno del D.F.

Una vecina me dice que la presencia policiaca ha afectado la vida emocional de quienes habitan en la zona. Los niños y las personas de la tercera edad son los más afectados. En el caso de estos últimos han enfermado e incluso se han desencadenado muertes por las tensiones nerviosas.

Reclamos a la CDHDF

Escucho también reclamos para la Comisión de Derechos Humanos del D.F. (CDHDF) de la que soy consejero. Se muestran sorprendidos por el cambio de actitud de los enviados de esa institución después de la Recomendación 1/2011, que difiere notablemente con la que se venía asumiendo anteriormente. Refieren un incidente ocurrido con la fuerza pública el pasado 1º de abril cuando los vecinos intentaron oponerse al derribo de árboles a cargo de las empresas OHL y Copri concesionadas para la construcción de la Supervía y cuestionan a la visitadora enviada por tratar “de imponer su visión y postura a favor de la fuerza pública y las cuadrillas de los tala montes afirmando que había quien apoyaba esa construcción, cuando en el lugar jamás se presentó un solo vecino que expresara esa posición”.

-Se convirtió la visitadora en mediadora en lugar de defender nuestros derechos humanos y dar cuenta de esas violaciones; se fue a hablar a solas con el personal de la empresa y justificó su accionar con una simple fotocopia de supuestas autorizaciones, cuando la Profepa demostró posteriormente no existían.

Los vecinos temen una nueva agresión por las fuerzas públicas del GDF en contra de ellos en esta semana santa y han recurrido a la CDHDF para que se dicten medidas precautorias en su favor y esperan ahora mayor compromiso con ellos.

Toca a los diputados citar a Marcelo Ebrard

En la conversación reseñaron su visión como testigos del informe del titular de la CDHDF en la Asamblea Legislativa el pasado 14 de abril:

-A la mayoría de los diputados del Distrito Federal tampoco parece importales los derechos humanos. La semana pasada en que el ombudsman capitalino fue a rendir su informe, lo hicieron esperar cerca de 4 horas y ni una disculpa le ofrecieron.

-Era una pena que mientras Luis González presidente de la CDHDF presentaba su informe, los diputados se levantaran, daban entrevistas, se entretenían con su teléfono, mascaban chicle, twiteaban y otros se les veía en amena plática con sus pares  mientras que pocos eran los que prestaban atención.

El ombudsman llamó la atención de los diputados cuestionando que el gobierno de Marcelo Ebrard ha “…desobedecido normas que aseguran la participación ciudadana, la medición rigurosa de los impactos ambientales y la transparencia en temas de innegable interés público” citando como ejemplo el caso de la Supervía. Sin embargo no tuvo respuesta.

De estos reclamos ciudadanos toca ahora a los señores diputados citar al Jefe de Gobierno del D.F. para que explique las razones porqué no acató la recomendación 1/2011 por el caso de la Supervía. No hacerlo es asumir complicidad y conveniencia política; pero ya  no estamos en esos tiempos de cuando mandaba el PRI ¿O sí?

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s