No pares la poesía Javier Sicilia

Manuel Fuentes Muñiz

No pares la poesía Javier Sicilia, sigue escribiendo; tu voz, tu palabra ahora es más fuerte, se escucha por todos lados, llega más lejos. Eres sin querer, la voz de muchas conciencias heridas, lastimadas hasta lo más profundo por esas muertes estúpidas sin sentido que nos arrebatan nuestra esencia.  A ti te arrebataron a tu hijo, se lo llevaron sin razón, como a muchos otros, como a miles.  No hay día que aparezcan asesinados por doquier y la sociedad ya está cansada, hastiada de tanta complicidad e incapacidad gubernamental, de tanta impunidad.

Nuestro país se desgaja de las manos y nuestros gobernantes no lo quieren reconocer.  Están matando a nuestros jóvenes, a nuestra fuerza, a nuestra esencia.  Te pido recuperes esa reciedumbre que se necesita para escribir.  Sé que se requiere de un aliento, de una esperanza para hacerlo y la ausencia de tu hijo Juan Francisco es irrecuperable y que arroja un dolor inconmensurable, pero la sociedad necesita de tu voz, de tu palabra.  Tenemos que parar esas muertes sin sentido de otros jóvenes que todos los días son presa de esas mafias, de las de abajo y de las de arriba, obcecadas en sembrar la violencia.

Se necesita recuperar esa fuerza social

La muerte de tu hijo como la de sus amigos nos estremeció a muchos, aún sin conocerlos, aún sin conocerte.  Cuando tú has platicado de su alegría, de su amor a los demás, de sus proyectos profesionales que tenía, de su carrera como estudiante a punto de terminar, no solo sentimos dolor sino indignación por su muerte. Muchas veces me pregunto de qué sirve compartir un dolor, lamentar, como ahora sucede, las pérdidas irreparables de estos jóvenes, nuestros jóvenes; sirve para estar menos solos, para hallar una salida colectiva social.

La sociedad, la gente común, la de a pie necesita recuperar esa fuerza que parece perdida.  Pero no debemos rendirnos, si el gobierno no responde, la sociedad no puede estar esperando una respuesta. Esa propuesta tuya de organizarnos es necesaria, es imprescindible en este momento en que nuestro país se desangra. No bastan las marchas aisladas, tenemos que salir a las calles en todo el país, pero también tenemos que trascender en actos cotidianos de solución y ese es el principal reto; esas mafias, esa incapacidad de nuestros gobernantes, ese sistema policiaco podrido y encubridor no puede derrotarnos. Tenemos que reconstruir ese tejido social que ahora nos quieren hacer creer es irreparable.

Este fin de semana estuve en la ciudad de Monterrey y no es la misma que conocí hace pocos años. Observé transitar vehículos militares, esos que actúan al margen de la Constitución, con sus ocupantes armados mirando por todos lados, como si todos fuéramos sospechosos.  En mi teléfono, por medio del twitter recibía constantes mensajes alertando de no acudir a cierto lugar:

Precaución amigos indican situación de riesgo en límites de García y Monterrey..

-Precaución en #Allende por reciente #balacera #mtyfollow #aguilasmty #Monterrey..

-Si vienes a #mty #Monterrey y ni te tocó una #balacera es como no haber venido a mty..

Sin embargo en esa ciudad la población no se rinde y no se conforma, reclama cambios.

La poesía para hilar el alma con la vida

Estimado Javier Sicilia nos hace falta la poesía para seguir adelante.  Necesitamos de tu palabra escrita que pueda hilar el alma con la vida y la esperanza. La poesía es como el aire que respiramos para sentir el universo. La palabra impresa que necesitamos, es esa que se conecta y que sale del corazón, que luego se esparce en el colectivo hasta convertirse en un suspiro y luego en una fuerza inexplicable que nos transforma. 

Te confieso mi admiración por la poesía porque un joven, Ernesto Fuentes, que ahora vive en París, me guío hacía ella. El día de hoy puedo cambiar fácilmente kilos de la árida y anquilosada jurisprudencia por una sola línea de poesía para mirar los espacios que me rodean de otra manera.

Con la palabra, los ánimos cambian y el destino también, incluso el rumbo de un país que parece perdido y empeñado en alejar la esperanza.  No tenemos que cejar, ahora Juan Francisco Sicilia Ortega es también nuestro hijo perdido, ¿pero sabes?, está con nosotros, se siente su energía en ese colectivo; se oye su reclamo, a través de ti, de no permitir que nos arrebaten más jóvenes.

La poesía no puede parar porque forma parte de nuestra esencia, esa que lucha por una vida digna y plena.

mfuentesmz@yahoo.com.mx

Visitar la versión publicada en La Silla Rota

http://www.lasillarota.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=7864:no-pares-la-poesía-javier-sicilia&Itemid=72

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s