Estafa al salario mínimo

Manuel Fuentes Muñiz*

Cada mes de diciembre, como balde de agua fría cae en las espaldas de los trabajadores, el anuncio del aumento a los salarios mínimos. Ahora fueron 2 pesos con 35 centavos. Ya ni llorar es bueno dicen. La singular decisión recae en los más conspicuos representantes obreros, empresariales y del gobierno federal, integrantes de una arcaica y desacreditada institución -creada en 1933- llamada Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CNSM). 

Estos personajes elegidos hacen como que discuten, pero en realidad esperan que la voz del representante de la Secretaría de Hacienda les dicte línea para tomar sus acuerdos.

Ahora, según se anunció, fue unánime la resolución de los tres sectores incrementar en un 4.1% el salario mínimo general (SMG) para “bien del país”, según ellos. Aunque la canasta básica de alimentos se ha encarecido, por lo menos en un 115%, durante el sexenio de Calderón, eso no les importó.

Menospreciaron, como ha sido costumbre, la obligación constitucional de que el SMG sea -suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos-.

El presidente de la CNSM es Basilio González Núñez desde 1991 -nada más hace 19 años-, record logrado a pesar del cambio de administraciones priistas y panistas. Este funcionario distinguido ha servido muy bien a distintos gobiernos y como premio a su eficacia han resuelto conservarlo. Por cierto, este empleado de lujo, -que cobra todo el año- entra en sesión “permanente” los primeros días de cada mes de diciembre. Prepara la mesa de reuniones, entrega gráficas elaboradas por sus asesores, y eso sí, no olvida tener café y galletas para sus invitados y todos estén muy a gusto.

Retiran de la lista de profesiones la categoría de recepcionista.

En este periodo, sin hacer mucho ruido, sigilosamente (yo diría como cuando entran los ladrones a una casa) los integrantes de la CNSM excluyeron también por “unanimidad” y sin dar explicación alguna la categoría de “recepcionista” de la tabla de salarios mínimos profesionales. Este acuerdo es muy grave para la economía de estas mujeres profesionistas porque afectará el monto de su prima de antigüedad en caso de separación.

Este concepto, el de la prima de antigüedad (doce días por año) se debe pagar, de acuerdo a la ley laboral, con un límite de hasta dos veces el salario mínimo profesional (SMP) -que en el caso de recepcionistas debería ser hasta $155.79 diarios-, ahora al dejarlas fuera de la lista de profesiones, su límite se reducirá en $119.64 diarios, equivalente a 2  SMG, significando una pérdida de $36.15 diarios.

¿A qué intereses sirve la CNSM?  Es evidente que se instituye en beneficio del sector empresarial; los once representantes obreros que asisten, son un mero instrumento de legitimación de estos infortunados actos.

Para leer mas vaya a: http://www.lasillarota.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=2468:estafa-al-salario-mínimo&Itemid=72

*Presidente de la ANAD

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s